Nos encontramos en una situación de Estado de Alarma que afecta por sus restricciones al tejido empresarial en general, donde hay sectores que se han visto inmersos en una situación sin precedentes en nuestra historia reciente. De manera muy clara a pymes y autónomos también han visto gravemente perjudicados sus intereses en un momento donde debe primar la responsabilidad social ante todo, pero sin perder de vista el desarrollo de nuestros negocios que vemos como se tambalean por los hechos que vienen aconteciendo.

El gobierno ya ha anunciado una serie de medidas que ayudarían a estos colectivos y que se recogen en el artículo 17 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 que fue modificado el día 18 de marzo de 2020 mediante Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Es innegable los momentos de incertidumbre que venimos atravesando, pero tratando de no conformarnos con quedarnos de brazos cruzados, estamos ante una magnifica oportunidad de darle forma a proyectos e ideas y emprender ya que se avecinan nuevos tiempos y la esperada crisis económica que nos comienza a azotar va a dejar en tela de juicio determinadas líneas de negocios y brindará una preciosa oportunidad para nuevas formas de entender los negocios y mercados en virtud a los tiempos que corren.

Y es que afrontamos esta crisis con ciertas “ventajas” respecto a la anterior crisis mundial que nos ha precedido en el pasado, nos referimos, naturalmente, a la crisis financiera mundial del año 2008.

Ya el pasado 16 de febrero el Fondo Monetario Internacional vino a advertir que el crecimiento de la economía mundial, previsto en un 3,3% para el año 2020, podría verse reducido entre un 0,1% y 0,2% por la influencia del Coronavirus, si bien es cierto que en las últimas horas ha venido a confirmar que esta pandemia del Covid-19 traiga una recesión económica de la misma magnitud que la de 2008. https://www.lavanguardia.com/economia/20200324/4872763385/fmi-coronavirus-recesion-grave-como-2008.html

Ventajas respecto a la crisis de 2008

No obstante, buscando aspectos positivos que ayuden a la esperanza de una pronta recuperación económica y en comparación con lo acontecido en la anterior crisis de 2008 entendemos que tenemos determinados elementos sobre los que pivotar y ayudarnos para enfocar bien nuevos proyectos o mejorar los ya existentes de cara a emprender y tomar iniciativa empresarial.

En primer lugar contamos con un potencial tecnológico mucho más desarrollado y asimilado por la sociedad que en el año 2008. Una prueba de ello son los dispositivos smartphone de los que una amplia mayoría de población dispone y que me permite realizar cualquier tipo de gestión mediante los mismos. En esta misma línea, los recursos informáticos, tanto a nivel comunicativo como multimedia son característica expresa de la era de la digitalización en la que nos encontramos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la ya archiconocida globalización y que quizás ahora, por suerte y por desgracia, vamos a valorar más que nunca. Y no nos referimos a la globalización en su concepto como “todos conectados”, vamos mucho más allá quizás el estado de globalización en el que nos encontramos cambien o modifiquen ciertos estándares económicos, sociales o tecnológicos debido a que la pandemia está golpeando a todo nuestro planeta y todos los países asumirán los mismos retos a la hora de afrontar esta situación. ¿Y qué gana un emprendedor con todo esto? quizás os preguntaréis, pues el conocer modelos de compañías que hayan triunfado en lugares culturalmente opuestos al nuestro y que, ¿por qué no?, pueden servir de base para emprender proyectos de futuro.

Otra realidad es que la digitalización es otro factor fundamental que debemos remarcar como una ventaja real y efectiva respecto a la crisis del año 2008. No mentimos a nadie si confirmamos que las compañías digitales parten con una ventaja competitiva respecto a las compañías tradicionales o aquellas cuyo modelo de negocio no ha sido adaptado a los tiempos que corren. Esto nos hace pensar que la crisis económica provocada por el Coronavirus va a ser decisiva en la aceleración de la digitalización de muchas compañías o empresas y ello conllevará nuevas formas de trabajo en un entorno mucho más flexible con capacidad de amoldarse a eventuales cambios.

Con este caldo de cultivo y con ese bien intangible tan deseado, las ideas, podemos entender como a lo largo de la historia reciente son muchas las compañías que nacieron, tanto en España como en distintos países de nuestro planeta, en plena crisis y en épocas de muchas dificultades pero supieron trazar estrategias de mercado en sectores donde nadie apostaba y fruto de dicha estrategia y fuerte posicionamiento en áreas muy específicas alcanzaron el ansiado éxito.

Inversión en Startups

Y es que cada vez más en España hay inversores bien individuales (Bussines Angels) o en grupos de inversión (Venture Capital) que estudian y llevan a cabo operaciones de inversión en startups de base tecnológica.

Además las rondas de financiación en nuestro país cada vez son más maduras, fruto que la cultura de inversión en capital riesgo está calando en muchos inversores que apuestan por este tipo de inversiones y ello debido a que las startups son empresas con un alto potencial de crecimiento y, si evolucionan según lo previsto, los inversores pueden obtener rentabilidades altísimas en poco margen de tiempo.

En este sentido, en España la inversión en capital riesgo en 2019 alcanzó números históricos, alcanzando su máximo con un volumen de inversión de 8.513 millones de euros el 2019, lo que supone un 42 % más que en 2018, donde destacó la participación de distintos fondos internacionales. https://www.rtve.es/noticias/20200116/capital-riesgo-alcanza-su-maximo-historico-8513-millones-euros-2019/1995671.shtml

En función a lo expuesto no sería descabellado predecir que estas empresas o compañías, Startups, puedan ser determinantes de mano de las ventajas analizadas –potencial tecnológico, globalización y digitalización– para la recuperación económica ofreciendo unas respuestas distintas a los sectores del turismo, logística, alimentación o construcción de activos inmobiliarios que siempre suelen liderar las recuperaciones económicas.

Estamos ante un nuevo gran reto mundial que hemos de afrontar siendo conscientes de que no será fácil, pero que nos generará nuevas oportunidades y donde se descubrirán nuevas iniciativas que, por qué no, serán tendencias en el futuro.

Mirando al futuro

Desde Cardador & Marín abogados estamos ya mirando al futuro pensando y diseñando estrategias de asesoramiento para todos aquellos emprendedores que durante esta tesitura económica van a dar rienda suelta a sus ideas y proyectarlas en interesantes modelos de emprendimiento que serán el motor del futuro.

Por ello, y teniendo en cuenta que esto será una situación temporal, si estáis inmerso en una fase de creación de un nuevo proyecto no te desanimes, en estos momentos os adelantamos las siguientes recomendaciones:

  1. Aumenta el control sobre la gestión de gastos y rentabilicemos al máximo aquellos en los que incurramos.
  2. No es momento de realizar gastos extraordinarios, salvo estrategias muy concretas en segmentos de mercado muy delimitados (ej. campañas en marketing bien focalizadas para productos que en este periodo sean un caballo ganador).
  3. Es tiempo para analizar el mercado y conocer qué opciones tiene nuestro producto en el mismo. Os recomendamos realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades), lo que sin duda nos brindará una mayor perspectiva de nuestro producto.
  4. Busca aumentar tu creatividad una vez estudiado el mercado y analizado qué lugar ocupa tu producto en el mismo. Es fundamental para encontrar ese segmento donde posicionarnos y crecer. Para ello realiza Brainstorming, también conocido como lluvia de ideas, que supone una herramienta de trabajo en grupo que favorece la aparición de nuevas ideas que os harán mejorar.
  5. Es tiempo para realizar un estudio sobre la inyección económica que la compañía o proyecto podría requerir para alcanzar nuevas fases en el desarrollo del mismo.
  6. Trabaja la comunicación digital, ya que es buen momento para captar la atención de inversores, colaboradores, partners estratégicos en busca de nuevas ideas.

Francisco Javier Marín Moreno. Abogado y socio fundador de Cardador & Marín Abogados.